domingo, 8 de enero de 2012

El tiempo.

Me encanta tener esa sensación de que nunca es suficiente, de que no es demasiado, que quieres más mucho más, más de veinticuatro horas, si, mucho más que un día y es que nunca es suficiente cuando el amor está por delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario